Consumo responsable

Facebook
Twitter
Youtube

Fortalecimiento de redes de mujeres empleadas del hogar en Honduras

9 septiembre, 2018 Itsaso

Logo del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H)

Zentzutz Kontsumitu trabaja para poner la vida en el centro. Estudiamos la temática de los cuidados desde la perspectiva de interrelación entre lo global y lo local. Queremos generar y promover redes de apoyo y colaboración entre organizaciones de diferentes partes del mundo que están luchando y reivindicando el valor de los trabajos de hogar y de cuidados.  Buscamos el fortalecimiento de redes de empleadas de hogar. En este empeño queremos dar a conocer experiencias como la traemos hoy aquí: la del Centro de Estudio de la Mujer de Honduras.
Según datos oficiales, en Honduras más de 125.000 adolescentes y mujeres realizan trabajo doméstico remunerado; y la mayoría lo hace en condiciones muy deficientes. Sin embargo,  la cifra puede ser muy superior debido a que son empleos invisibilizados que se ejercen en casas particulares por lo que es difícil tener un registro.
Por lo general, inician su jornada laboral a las 5 ó 6 de la mañana y no hay horario de salida. Con frecuencia, las jornadas se extienden hasta las 9 ó 10 de la noche. Es decir, trabajan hasta 14 y 15 horas diarias. En algunos casos se aplica en sus contratos la modalidad de temporalidad;  son contratadas 1 ó 2  días a la semana para realizar el trabajo que antes hacían durante una semana. En consecuencia, tienen que acudir a, al menos, tres casas diferentes para lograr un salario mínimo.

Su trabajo es multifuncional; además, están separadas de su familia y  tienen jornadas extenuantes jornadas. Pese a ello, su sueldo no llega ni a la mitad del salario mínimo. Se incumple así el  mandato de la Constitución hondureña y de los convenios suscritos con la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Objetivos

El Centro de Estudios de la Mujer de Honduras trabaja para revertir esta situación; quiere lograr el reconocimiento de este trabajo imprescindible para la sociedad  pero invisibilizado y minusvalorado. Dicho de otra manera,  su objetivo es “promover y defender los derechos laborales a favor de las trabajadoras del hogar en condiciones de dignidad, igualdad y seguridad”.
Para ello, utiliza dos estrategias principales. Por un lado, apoyar el proceso organizativo y político de la Red de Trabajadoras del hogar en el Departamento de Francisco Morazán e Intibucá; se trata, en definitiva, de lograr el fortalecimiento de las redes de empleadas de hogar. Por otro, realizar acciones de sensibilización e incidencia con empleadores/as, familiares, responsables políticos y movimiento social.

Convenio OIT

Además, de impulsar el fortalecimiento de redes de empleadas de hogar, el Centro ejerce también presión e incidencia política. Pretende que el Gobierno ratifique el Convenio 189 de la OIT . Dicho Convenio se refiere al Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos. Se aprobó en 2011 en la Conferencia Internacional del Trabajo y contiene normas que regulan el trabajo doméstico.
En la actualidad,  el Congreso Nacional de este país está debatiendo una ley de Servicio Doméstico; el proyecto incluye mejoras salariales y de condiciones laborales. Sin embargo, ha sido  tachado de “insuficiente” por mujeres lideresas de este sector laboral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *